Supremacía blanca, hipocresía migratoria en EEUU

Tweet about this on Twitter
Share on Facebook
Email this to someone

Por Wendell Griffen | 06/10/2021 | Racismo y opresión capitalistaFuentes: CounterPunch [Imagen: Agentes de la policía fronteriza impidiendo la entrada de inmigrantes haitianos en EEUU el 19 de septiembre de 2021. Créditos: Omar Ornelas. El Paso Times]

En este artículo el autor sostiene que el trato que están sufriendo los inmigrantes haitianos en la frontera de los EEUU es la expresión de más de doscientos años de supremacía blanca y de rechazo de la independencia haitiana.


La reciente cobertura informativa de los agentes de la Patrulla Fronteriza estadounidense a caballo persiguiendo a los solicitantes de asilo de Haití que intentaron entrar en Estados Unidos en Del Río (Texas) es inquietante. Las imágenes remiten a una época en la que las patrullas de esclavos blancos utilizaban caballos y perros para capturar a los africanos esclavizados que intentaban escapar de las brutalidades sufridas por los capitalistas blancos que robaban sus cuerpos y su trabajo para producir la riqueza que financiaba a Estados Unidos. La historia más profunda de los blancos hacia el pueblo y el lugar que ahora se llama Haití es aún peor.

Haití tiene el tamaño de Maryland. Se encuentra en el tercio occidental de La Española, en el Caribe. Los dos tercios orientales de La Española son la República Dominicana. La Española fue el hogar del pueblo taíno/rawak durante miles de años antes de que Cristóbal Colón tropezara con ella en diciembre de 1492.

Los colonizadores españoles esclavizaron a sus anfitriones taínos y los obligaron a trabajar en las minas de oro. El hambre, la violencia, las enfermedades y las duras condiciones de trabajo diezmaron a los indígenas esclavizados, por lo que los reyes Fernando e Isabel de España autorizaron a los colonizadores a esclavizar a los africanos para sustituir la mano de obra. Los africanos esclavizados trabajaban en plantaciones para cultivar caña de azúcar, café, tabaco y otras materias primas para su exportación a Europa. Los colonizadores franceses sustituyeron a los españoles en la parte occidental de La Española y continuaron con el sistema de plantaciones hasta que San Dominque (nombre que los franceses dieron a esa parte de La Española) se convirtió en la colonia francesa más rentable del mundo.

Los africanos esclavizados llevaron a cabo una violenta revolución contra los colonizadores franceses que obligó a Francia a abolir la esclavitud en 1794. Napoleón Bonaparte respondió invadiendo San Dominique con la mayor flota entonces reunida y miles de soldados franceses. Sin embargo, la resistencia africana a la invasión francesa durante los diez años siguientes fue tan feroz que Napoleón perdió más de 50.000 soldados, incluidos 18 generales.

Los africanos derrotaron a los invasores franceses en 1804. La guerra también llevó a Napoleón a negociar la Compra de Luisiana en 1803, un acuerdo de tierras que abarcaba lo que hoy son todos o parte de los estados de Luisiana, Arkansas, Missouri, Kansas, Nebraska, Oklahoma, Iowa, Colorado, Wyoming, Minnesota, las Dakotas y Montana a los Estados Unidos. Esa exitosa revuelta convirtió a Haití en la primera república negra, la única nación en la que los esclavizados derrocaron a sus opresores y la segunda nación del hemisferio occidental (después de Estados Unidos) en declarar la independencia de sus colonizadores.

Sin embargo, Estados Unidos se negó a reconocer a Haití hasta 1862. Los políticos de los estados favorables a la esclavitud se oponían a reconocer y tener una relación diplomática armoniosa con una nación que había derrocado a los esclavistas blancos. A los estadounidenses blancos les preocupaba que la existencia de Haití pusiera en entredicho la economía estadounidense basada en la esclavitud y fomentara las revueltas de esclavos en Estados Unidos.

En lugar de ser un buen vecino de Haití, Estados Unidos se puso del lado de Francia y Gran Bretaña al imponer un embargo económico contra Haití. Estados Unidos apoyó a Francia en su exigencia de que el gobierno de Haití pagara reparaciones a los esclavistas blancos que cubrieran el coste de la tierra, el valor de las personas esclavizadas, el ganado, las propiedades comerciales y los servicios que, según los esclavistas, se habían perdido debido al éxito de la revuelta. Incluso a los funcionarios haitianos se les asignó un valor monetario -como antiguos esclavizados- que los franceses (con el apoyo de Estados Unidos) exigieron que se les devolviera. Sin embargo, los esclavizadores no pagaron ninguna reparación a los antiguos esclavizados.

EE.UU. se puso del lado de los franceses para obligar a Haití a contraer un préstamo de 150 millones de francos oro con un banco francés designado para cubrir el coste de las “reparaciones” a los esclavistas franceses por la pérdida de sus “propiedades”. El valor de ese préstamo era diez veces superior a los ingresos totales de Haití en 1825 y el doble del precio que Estados Unidos pagó a Francia por la Compra de Luisiana, que abarcaba 74 veces más tierras que Haití.

En 1915, Estados Unidos invadió e inició una ocupación militar de Haití que duró hasta 1934, casi dos décadas. A lo largo de los años, Estados Unidos ha apoyado insurrecciones contra los líderes políticos haitianos, ha respaldado a líderes haitianos corruptos y despiadados, ha patrocinado el asesinato o la destitución forzosa de líderes haitianos y ha sido cómplice de fomentar la codicia y la discordia entre los haitianos. Además, Haití -la nación más empobrecida del hemisferio occidental- ha sufrido terremotos, huracanes y otros desastres naturales catastróficos.

Ahora Estados Unidos se niega a acoger a los haitianos que buscan asilo por las atrocidades, las desigualdades, la pobreza, las enfermedades, los desastres naturales catastróficos, los siglos de luchas internas patrocinadas y financiadas por la supremacía blanca y otras dificultades. En cambio, los agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo persiguieron y maltrataron a los solicitantes de asilo. Además de esa despreciable conducta, el gobierno de Biden ha obligado a los haitianos solicitantes de asilo a subir a aviones y los ha devuelto a Haití en lugar de tramitar sus peticiones de asilo.

Los haitianos que atraviesan Centroamérica para pedir asilo en Estados Unidos son supervivientes de un Estado fallido, de la violencia de las bandas, de la agitación política (incluido el asesinato del último presidente), de los desastres naturales y de siglos de planes de la supremacía blanca para castigar a los negros por derrocar a los esclavistas blancos. Tienen derecho, según la legislación estadounidense, a solicitar asilo en este país. Y tienen derecho a la protección contra los abusos y la opresión -en Estados Unidos- cuando solicitan asilo.

Lo que los solicitantes de asilo haitianos están experimentando ahora es el último ejemplo de más de doscientos años de supremacía blanca, brutalidad, codicia, hipocresía, desprecio por los derechos de los negros, marrones, indígenas y otras personas de color, y decisiones políticas deliberadas de Estados Unidos. El sufrimiento producido por esas decisiones, pasadas y presentes, es peor que despreciable. Es peor que indignante. Es condenable.

Ninguna persona sensata que crea en la justicia debería esperar que un Dios justo bendiga a una nación que se comporta así. Una nación que maltrata a los haitianos vulnerables y a otras personas desesperadas que buscan asilo no merece ser bendecida. Esa nación merece ser condenada como enemiga de Dios y de la justicia.

Es hora de decirlo.

Wendell Griffen es juez de circuito de Arkansas y pastor de la Iglesia Nuevo Milenio en Little Rock, Ark.

Traducción: PIA Global.

Fuente (de la traducción): https://noticiaspia.com/supremacia-blanca-hipocresia-migratoria-en-eeuu/

Fuente (del original): https://www.counterpunch.org/2021/09/27/white-supremacy-immigration-hypocrisy-and-haiti/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.