Iota afecta a El Salvador como tormenta tropical

Redacción CP / Agencias Internacionales | Miércoles, 18 de noviembre del 2020

foto de articulo, es esta

Foto: InternetLos vientos irán debilitándose a medida que Iota se dirija hacia el Pacífico por el oeste de El Salvador.

La tormenta tropical Iota llegó a El Salvador tras su destructivo paso por Nicaragua, Honduras y el archipiélago colombiano de San Andrés, Providencia y Santa Catalina . Si bien se espera que la tormenta descargue toda su fuerza durante este miércoles, el país centroamericano ya registra su primera víctima mortal, un joven de 30 años al que un árbol le cayó encima. Las fuertes lluvias y vientos de las próximas horas podrían causar inundaciones y caídas de árboles, según el Centro Nacional de huracanes (NHC) estadounidense.

Iota se ha debilitado a su paso por el Caribe. Chocó con furia contra las islas colombianas de San Andrés y Providencia. El paisaje allí es desolador. Pasó por Nicaragua y asoló también toda su parte noreste, en donde por el momento se cuentan ya seis víctimas mortales. En su camino hacia Honduras se debilitó. Pasó, llovió y ahora se encuentra en El Salvador, en donde las autoridades alertan de fuertes lluvias y vientos que podrían llegar hasta los 105 km/h.

Estos vientos, sin embargo, irán debilitándose a medida que Iota se dirija hacia el Pacífico por el oeste de El Salvador. El Centro Nacional de Huracanes de EE. UU. informa en su boletín de este miércoles que las lluvias en El Salvador y Nicaragua podrían llevar a un máximo de 150mm y advierte que “esta lluvia conducirá a inundaciones repentinas con peligro para la vida y desbordamientos de ríos, junto con deslizamientos en zonas de mayor altitud”.

Ayer martes, Iota ya dejó su primera víctima mortal en El Salvador. Se trata de un joven de 30 años que murió golpeado por un árbol mientras conducía su motocicleta. El árbol había cedido por la fuerza de los vientos provocados por Iota. El ministro de Gobernación y presidente de la Comisión Nacional de Protección Civil, Mario Durán confirmó la muerte del joven.

Además, señaló que el fallecido “llevaba a una niña de 18 meses, quien, según me han informado, fue trasladada a un hospital y se encuentra estable” e indicó que el hecho tuvo lugar en la oriental ciudad de San Miguel. Fuentes del gobierno salvadoreño informaron también que se había evacuado ya a 813 personas y que otras 230 estaban instaladas en diversos albergues del país.

Se espera que estas cifras aumenten a lo largo de este miércoles dado que, como indicó ayer martes Carolina Recinos, jefa del Gabinete del Gobierno salvadoreño, se están llevando a cabo evacuaciones preventivas, pues, indicó, “es mejor prevenir que lamentar”.

En las islas caribeñas de San Andrés y Providencia, el paso del huracán Iota ha dejado todo completamente arrasado. Esta segunda ha quedado prácticamente devastada por completo. Hasta allí se desplazó ayer martes el presidente colombiano Iván Duque, quien constató que “tenemos una afectación severa de la infraestructura, es cierto; tenemos una destrucción de gran parte de la infraestructura habitacional”.

En declaraciones, una vecina de la isla afirmaba que “ya ayer el huracán Iota se nos llevó todo el techo del segundo piso. En estos momentos nos vienen albergando en el primer piso en donde estamos alquilados, pero la zona está que colapsa debido a toda la cantidad de agua que está cayendo”.

En Nicaragua, Iota tocó tierra en la noche del lunes, y se convirtió en la tormenta más fuerte que haya alcanzado este país. Esto, tan sólo dos semanas después de haber sufrido el envite del huracán Eta. Las consecuencias en el país han sido desastrosas, pues muchas zonas se han visto de nuevo desbordadas cuando todavía se intentaban recuperar de los estragos provocados por Eta.

Honduras, por su parte, ha visto como Iota tocaba su territorio degradado a tormenta tropical. Pero los estragos que ha causado no han sido menores, pues las fuertes lluvias y vientos han causado desbordamientos y caídas del tendido eléctrico. En Tegucigalpa se han cerrado más de una decena de puentes por miedo a la subida del nivel del río Choluteca.

 “Estamos inundados por todas partes, la lluvia duró casi toda la noche y ahora se detiene por una hora y luego regresa por dos o tres horas”, ha relatado a Reuters Marcelo Herrera, alcalde de Wanpusirpi, una municipalidad del noreste de Honduras. “Necesitamos comida y agua para la población, porque hemos perdido todas las cosechas con Eta”. La región deberá ahora recuperarse de uno de los peores episodios de huracanes en los últimos años.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.