Trump, histérico, desconoce al Congreso, teme su destitución y amenaza a México

26-04-2019 


Mirko C. TrudeauCLAE / Rebelión

Las apuestas sobre si Donald Trump finaliza o no su período presidencial están empatadas. El presidente tuitero detonó una batalla entre la Casa Blanca y el Congreso al declarar que no cooperará con investigaciones, además de amenazar y con acudir a la Suprema Corte si los demócratas se atreven a impulsar un proceso de destitución, y también amenazó con un enfrentamiento armado contra México

Ya esta semana los asesores de la Casa Blanca se negaron a entregar la documentación sobre el pago de impuestos del presidente y algunos de sus funcionarios no cumplieron órdenes para comparecer ante comités legislativos que investigan el comportamiento del Ejecutivo, sobre todo en relación con la pesquisa de Mueller, pero también otros rubros. El Parlamento está ahora bajo control de los demócratas.

La arremetida contra México 

En un tuit, Trump acusó a soldados de México de haber desarmado a elementos de la Guardia Nacional estadounidense, “probablemente como una táctica de desviación para los traficantes de droga en la frontera.(…) Más vale que no vuelva a ocurrir. Ahora estamos enviando soldados armados a la frontera”, advirtió.

Se quejó también de que México no está haciendo lo “suficiente” para detener la migración y devolver a las personas a sus países de origen. Según un comunicado del Comando Norte de EEUU, el 13 de abril entre cinco y seis militares mexicanos interrogaron a dos soldados estadounidenses que realizaban una operación de apoyo en la frontera en un vehículo que no llevaba la identificación de la Patrulla de Fronteriza, cerca del limítrofe Río Bravo.

“Una investigación de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y del Departamento de Defensa reveló que los militares mexicanos pensaban que los soldados estadounidenses estaban del lado sur de la frontera”, indicaron las autoridades estadounidenses, que destacaron que sus efectivos estaban en el lugar “apropiado”.

Un funcionario del Pentágono dio a conocer que actualmente hay 2. 900 efectivos desplegados en la zona fronteriza y dos mil guardias nacionales, y que siempre hay “algunas tropas armadas para la protección” del contingente.

Trump insistió en Twitter que hay una “gran caravana de más de 20 mil personas” que avanza hacia Estados Unidos. Su tamaño ha sido reducido por México, pero aún está viniendo”. Y tuiteó que “México debe detener a los que quedan o nos veremos forzados a cerrar esa sección de la frontera; no está haciendo lo suficiente”.

Resumiendo, Trump habló del envío de más tropa armada a la zona fronteriza, renovó su amenaza de cerrar una parte de la región limítrofe, mientras que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, tras anunciar que revisará el incidente dijo que “no caeremos en una provocación”. Senadores oficialistas y de oposición, pidieron estudiar con calma la situación.

Cinco semanas antes, el Congreso de los EEUU –con el voto de 10 senadorers republicanos- declaró nula la “emergencia fronteriza” para construir el muro con México, pero Trump anunció que usaría su poder de veto.

Deshojando el impeachment 

El impeachment(juicio político) es motivo de intenso debate entre el partido Demócrata, opositor, lo que fue una de la causas de su brote histérico y su ofensiva retórica que es habitual desde que se difundió el informe final del fiscal especial Robert Mueller, el cual dejó en manos del Congreso determinar la culpabilidad del presidente en torno al delito de obstrucción de la justicia. 

}“El informe Mueller, a pesar de haber sido escrito por demócratas enojados y los que odian a Trump, y con dinero ilimitado detrás… no pudo echarme el guante. No hice nada malo”, tuiteó.

La cúpula del partido Demócrata , encabezada por la presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi, se había opuesto a un juicio politico, pero más recientemente, ante presiones de sus filas, no ha logrado imponer su preferencia. ”No necesariamente es la opción más efectiva para enfrentar a Trump, ya que se aproximan las elecciones presidenciales de 2020”, añadió.

La precandidata presidencial y senadora demócrata Elizabeth Warren abogó la semana pasada por el inicio del juicio político, y señaló que “esto no se trata de política, sino de principios, de qué tipo de democracia queremos tener”. Kamala Harris, otra precandidata y senadora, se sumó a esa posición, así como el representante Julian Castro. Los otros 16 precandidatos presidenciales siguen divididos, incluido el senador Bernie Sanders.

Según la Constitución, el Congreso puede separar a un presidente de su cargo por “traición”, “soborno” y otros “altos delitos” y “violaciones”. El proceso se inicia con la cámara baja formulando cargos (a lo cual se le llama impeachment), y entonces el Senado convoca un juicio político con los senadores en el papel de un jurado. Se requiere por lo menos dos tercios del voto de la cámara alta para condenar y destituir al presidente. Con un Congreso dividido, el proceso podría incidirse en la cámara baja, controlada por los demócratas.

Un tsunami histeroide 

Trump desató un tsunami histérico con tintes paranoicos con su insistencia de: “no hice nada malo”, y atacando a los demócratas, a los medios y a cualquiera que se atreva a cuestionar su inocencia, comentó el periodista David Brooks, al referirse a la andanada de 50 tuits en 24 horas enviados por el mandatario.

Para Brooks, la estrategia de la Casa Blanca, justificada tanto por el propio Trump como por su abogado personal Rudolph Giuliani, es de “combatir todo” contra las investigaciones, al argumentar que ya se cooperó plenamente con Mueller, con la entrega de documentos y con testigos, y que esto sólo es repetir todo de nuevo, motivado sólo por intereses políticos partidarios.

Ante reporteros de la Casa Blanca, sorprendió al señalar que “Vamos a dar la batalla contra todas las órdenes de comparecencia (…) Éstas no son personas imparciales, los demócratas están intentando ganar en 2020… no me van a vencer (…) He sido el presidente más transparente en la historia de este país hasta la fecha”.

El diputado Elijah Cummings, presidente del Comité de Supervisión Gubernamental (demandado judicialmente por Trump) declaró que “parece que el presidente cree que la Constitución no es aplicable a su Casa Blanca, que puede ordenar a oficiales violar sus obligaciones legales, y que puede obstruir todo intento del Congreso para realizar una supervisión”. Es “un patrón de obstrucción masivo, sin precedente y creciente”, y por lo tanto podrían estar sujetos a acusaciones criminales, añadió.

No hay que olvidar que se trata de una batalla por el poder, de cara a las elecciones del año próximo, donde Trump ya demuestra que usará todas las armas posibles para derrotar a los demócratas, que aún no han definido un candidato. El tema en discusión en Washington es si Trump llegará a las elecciones como presidente.

*Economista-jefe del Observatorio de Estudios Macroeconómicos (Nueva York), Analista de temas de EEUU y Europa, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la

http://estrategia.la/2019/04/25/trump-histerico-desconoce-al-congreso-teme-su-destitucion-y-amenaza-a-mexico/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.