“Un pacto de paz no se puede limitar a la sola negociación entre la insurgencia y el gobierno de turno”

28-12-2016

Entrevista concedida a Rebelión por Bernardo Téllez y Aureliano Carbonell, miembros de la Delegación de dialogo del ELN.

 

 

 

-1. Hay expectativa por el inicio oficial de las negociaciones en Quito… ¿cuál es la situación actual tras la cancelación por parte del gobierno de la reunión inicial del 27 de Octubre?-BT: El Ejército de Liberación Nacional, mantiene una firme convicción de paz. La dificultad actual de la Mesa está en el tema de los indultos pactados. Aún con las restricciones que la legislación colombiana le ha hecho al Delito político y sus conexos y especialmente a la luz del DIH, son indultables las acciones que estamos planteando en la Mesa. El gobierno se niega a considerar estos casos dándole una estrecha interpretación al delito político y a sus códigos y haciendo abstracción de que estamos emprendiendo un proceso de paz. El conflicto armado y social es complejo. Requiere de voluntad política de las partes para encontrar caminos de paz. Esperamos que ambas partes reflexionemos y le encontremos salidas a la situación actual.

-2. Uno de los grandes problemas que hubo en la negociación de las FARC-EP fue la escasez de canales de comunicación con los movimientos populares y la sociedad en general, aparte del secretismo de las negociaciones y la falta de una pedagogía de paz real… ¿cómo enfrentarán ustedes esta dificultad y cómo creen que podría ser posible aumentar la participación popular y la información de la sociedad sobre el proceso?

-AC: La oligarquía colombiana nunca ha estado ni estará interesada en la participación de la sociedad y en especial de la participación de los que siempre han estado excluidos de las decisiones políticas y económicas importantes para el país y los colombianos. Esa participación hay que conquistarla. Habrá que arrebatarla. Pero la conquistan principalmente las masas, la gente, el movimiento popular y democrático, la sociedad misma, mediante la fuerza de la opinión, de la movilización, de la unidad, de sus sueños y esperanzas. Claro está que quienes estamos en la Mesa, también tendremos que forcejear y pelearla. Pero teniendo claro dónde está la fuerza principal. El haber logrado en la agenda, incluir el punto de participación, será de gran ayuda para la mayor conexión del proceso con la sociedad y para no dejarlo preso de la secretividad. Pero eso habrá que lucharlo en la Mesa y en especial por parte de la misma sociedad.

-3. Otro de los graves problemas que se enfrentó fue la negociación en medio de las hostilidades… ¿tienen ustedes una propuesta o es viable que el gobierno acepte un cese al fuego con el ELN al iniciar las negociaciones?

-BT: Hemos planteado insistentemente, desde el inicio de los diálogos exploratorios, la necesidad de adelantar las conversaciones en medio de un cese bilateral de fuegos. Para ello hemos planteado que con las acciones y dinámicas humanitarias bilaterales que se trabajaran desde el principio de la Mesa pública, podamos ir construyendo un clima que favorezcan un ambiente de paz, en donde se busque alivio al sufrimiento, pero no solo al de una parte si no al de todas las partes afectadas por el conflicto social y armado. Es necesario recordar y enfatizar que ha sido el gobierno el que siempre ha insistido en negociar en medio de la confrontación armada. Esperamos que las dinámicas y acciones humanitarias bilaterales logren consolidar la posibilidad de acordar un cese bilateral del fuego.

-4. Para nadie es un secreto que está arreciando la violencia en contra de dirigentes populares en Colombia. ¿Qué evaluación hacen ustedes del panorama y cuáles son las garantías que exigirán al gobierno para proteger a los dirigentes y representantes que respalden su esfuerzo por el diálogo?

-AC: Si. Efectivamente. Es paradójico. Estamos en un proceso de paz, se acaban de firmar unos acuerdos entre el gobierno y las FARC, se está trabajando por la instalación de la Mesa con el ELN y la palabra paz anda en los grandes medios de comunicación. Pero precisamente en ese contexto está arreciando la guerra sucia y la actividad paramilitar, preanunciándose una nueva oleada de terrorismo de estado y de exterminio. Le doy estos datos que entregó recientemente la cumbre de paz realizada entre el 7 y el 10 de Diciembre. Este año se han presentado noventa (90) homicidios en contra de defensores de Derechos Humanos y dirigentes sociales. Veintisiete más que el año anterior. Se presume que 71 de ellos fueron causados por paramilitares y 7 por Ejército y policía. La cumbre también registra 302 amenazas individuales o colectivas y 46 atentados este 2016. En el día de ayer, los medios de comunicación informaron de amenazas contra el arzobispo de Cali, monseñor Jesús Monsalve, a través de un panfleto que fue arrojado en la casa de uno de los obispos auxiliares de la ciudad y que dice: “muerte a FARC, Muerte a Santos, muerte a clérigos comunistas”.

Todo esto expresa con claridad el carácter tradicionalmente violento y mafioso que ha caracterizado las elites dominantes en Colombia e indica las particularidades que explican por qué en Colombia se ha mantenido la Insurgencia.

Estas elites o su sector dominante, se niegan a sacar el ejercicio de la violencia (institucional y extra-institucional), y el terror mismo, en su actuación frente a las luchas y las esperanzas de las mayorías que en Colombia buscamos transitar hacia otro momento político y hacia un país de mayor justicia y equidad social.

Para presionar hacia otra situación y tener la fuerza para hacerlo, tenemos que convocarnos todas las fuerzas populares, los sectores democráticos, todos los patriotas, a una gran confluencia, a fortalecer lo que nos une y a conformar un gran bloque de pueblo y nación que bloquee la histórica violencia de los de arriba y que empuje a Colombia en otra dirección. También en esta dirección será valiosa la solidaridad y el respaldo internacional.

-5. Se han hecho acusaciones gravísimas, sin entregar mayores datos del quién, cuándo y cómo, en contra del ELN -incluso por parte de dirigentes de izquierda- de atentar en contra de otros militantes de izquierda… ¿son efectivas estas acusaciones?

-BT: Eso no hace parte de nuestra política ni de nuestros criterios. Los grandes medios siempre le han estado haciendo eco a las falsas imputaciones que en contra nuestra, se hacen desde los organismos de inteligencia y otras instituciones del Estado. En el Cauca, es una de las regiones, en las que nos hicieron este tipo de acusaciones. Dijeron que una banda llamada “los monos” y que está responsabilizada del asesinato de varios activistas sociales, estaba en relación con la organización. Ello es totalmente falso. Esa banda trabaja al servicio de la mina “el Ruiz” y asesinó a los dirigentes sociales por que atendiendo a su comunidad, se oponían a la explotación de esa mina en su territorio, por los daños ambientales que ello causa. Son grupos que, al igual que en muchas otras regiones del país, actúan al servicio de las multinacionales mineras y de empresas privadas, sacando de por medio a los dirigentes de las comunidades que se oponen a sus intereses. Eso lo han utilizado en todo el país, por encima de la población que habita en donde están esas riquezas. El interés principal del gobierno nacional y la empresa privada, es facilitar la entrega de las llamadas concesiones mineras a capitales nacionales y extranjeros. En estos días en el departamento de la Guajira han amenazado a una dirigente de la organización de mujeres fuerza Wayuu, (Jakeline Romero) porque se están oponiendo a la desviación del caño Bruno en los territorios donde las multinacionales están explotando el carbón.

Es política de las multinacionales, asesinar y amenazar a quienes sean obstáculo para sus intereses, como si no les fuese suficiente el saqueo que han hecho, son más de 30 años en los que solo han dejado ruina y miseria, hambre, sed y violencia, en la Guajira y a toda Colombia.

6. ¿Qué rol conceden ustedes al movimiento popular y las llamadas organizaciones de la sociedad civil en su propuesta del diálogo nacional?

-AC: Ya lo hemos expresado en respuestas anteriores. En la construcción de un acuerdo de paz ha de ser protagónica la sociedad y en especial los que nunca han tenido voz, ni participación, los excluidos de siempre. Un pacto de paz para que tenga futuro y perspectivas de cambio, no se puede limitar a la sola negociación entre la insurgencia y el gobierno de turno.

-7. ¿Qué rol creen que tienen las mujeres en este proceso de paz?

-BT: Las mujeres han sido una de las mayores víctimas en el conflicto armado colombiano, de las más de seis millones de víctimas, cuatro millones son mujeres, además de eso se suman otras violencias que son propias del modelo capitalista patriarcal, como son la discriminación salarial, el convertirlas en objeto del mercado, la violencia intrafamiliar, los feminicidios, las violaciones de muchos de sus derechos, la explotación y esclavitud sexual, entre otros tantos maltratos machistas a las que son sometidas. Por eso su papel es fundamental en este proceso de paz. Es necesario que las mujeres se empoderen como sujetos políticos relevantes para el futuro de Colombia, ellas como sector social están llamadas a la lucha por enterrar al capitalismo y a construir una sociedad más justa e igualitaria en donde la mujer sea dignificada.

-8. Existe una cierta tendencia a encadenar el proceso de paz al proceso electoral del 2018… ¿Cómo se posicionan ustedes ante esta visión?

-AC: Indudablemente. En los avances o NO hacia un proceso de paz, incidirá de manera importante quien y sobre todo que sectores logren la presidencia. Con los sectores que encabeza el Centro Democrático y que sólo le apuntan a la paz de los sepulcros y a la continuidad de la guerra y el fundamentalismo de la ultraderecha, todo se hará más difícil. Las fuerzas que encabeza Santos están por la continuidad del proceso y quizás por abrir la Mesa con el ELN. Pero ellos no van más allá de lo que podríamos llamar un enfoque de pacificación, en el que las guerrillas dejen las armas y en el que los cambios sean meramente cosméticos. Que algo cambie para que todo siga igual. Si tuviese fuerza una opción de cambios y de construcción de paz, con transformaciones, las condiciones para la solución política mejorarían cualitativamente y Colombia se enrumbaría por otros caminos. Pero eso sólo tendría posibilidades, si se lograse una gran confluencia popular y democrática en la que estuviésemos las principales fuerzas de izquierda, gran parte del movimiento popular y sectores intermedios que pueden acompañar un proyecto de nación, de soberanía y nuevos rumbos.

Pero en cualquiera de las variantes anteriores, lo central para darle continuidad a un proceso de paz y arribar a nuevas situaciones de progreso y futuro, será la fuerza de masas y de nación que logre un movimiento social y de amplio respaldo, por la paz y los cambios. Hacia allá habría que buscar las convergencias y la unidad popular y de nación para que actuase en todos los planos y escenarios.

-9. Para nadie es un secreto las dificultades que ha habido en las relaciones entre las diversas insurgencias colombianas… ¿por qué no se pudo coordinar las negociaciones de paz de ustedes con las FARC-EP e incluso con el EPL? ¿Cuáles serían las circunstancias en las cuáles un entendimiento político en pos de la superación del conflicto armado pudiera ser una realidad?

-BT: Si bien han existido diferencias entre las organizaciones insurgentes, también es cierto que existen caminos comunes, uno de estos caminos comunes es la búsqueda de la paz y la justicia social. Hace algún tiempo desde las FARC y el ELN, veníamos trabajando porque se dieran las dos Mesas y confluyéramos en un solo proceso para trabajar una agenda común de paz, porque ambas Mesas son complementarias en la búsqueda de la solución política al conflicto social y armado, pero el gobierno de Santos no permitió que se instalara la Mesa con el ELN.

Es por eso que el gobierno no cumple con lo pactado el 30 de marzo en Caracas- Venezuela, para evitar la confluencia de las dos Mesas y obligarnos a dialogar por separado, ahora corresponde al movimiento social y a la sociedad colombiana lograr presionar para que se logre un solo proceso que consolide los cimientos de una paz completa.

-10. ¿Alguna última palabra para los lectores de rebelion.org?

-AC: Como estamos terminando este 2016 y llega el nuevo año, desearles logros en el 2017 en la lucha por otro mundo que si es posible. Vienen los años de Trump en la presidencia de los Estados Unidos y quizás una política aún más agresiva del Imperio y de mayor desprecio frente a la destrucción de nuestro propio hábitat. Ya Fidel, como gran visionario y humanista, alertó sobre el grave peligro de la destrucción de la naturaleza para la sobrevivencia de la humanidad. En el continente vendrán nuevas batallas para retomar los senderos que recientemente nos dejaron Chávez y Fidel. En Brasil y Argentina difícilmente se impondrá una vez más el modelo del pasado, de subordinación a los intereses y a la política imperial, que hoy encabezan Temer y Macri. Vamos marchando hacia un mundo menos unipolar, dada la presencia de China y Rusia y las dificultades de la política y el modelo imperial que encabezan los Estados Unidos.

En Colombia, va un mensaje de aliento para las esperanzas de cambio y un abrazo de hermanos y de lucha, para todos aquellos que desde diversas posiciones, estamos por otro país, por las transformaciones y la paz .

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s