Asesinan en Honduras a dos dirigentes de campesinos del Bajo Aguán

No cesan los atentados mortales contra dirigentes de asociaciones comunales hondureñas. A la ola de ataques contra líderes de movimientos ambientalistas, este martes se sumó el asesinato del presidente y otro agremiado del Movimiento Unificado Campesino del Aguán, organización que mantiene desde finales de la década pasada un conflicto abierto con terratenientes locales.

AFP / El Faro

El río Aguan, un de los más importantes de Honduras, recorre 275 kilómetros por la franja norte del país hasta desembocar en las costas del Mar Caribe, atravesando los municipios de Tocoa y Trujillo, Colón. Su cuenca, de más de 10 mil kilómetros cuadrados, define una de las regiones más fértiles de Centroamérica. Gran parte de la zona baja de esta cuenca está destinada al cultivo de palma africana para la producción de un aceite vegetal que ha triplicado su precio en los últimos diez años.

El río Aguán, uno de los más importantes de Honduras, recorre 275 kilómetros por la franja norte del país, hasta desembocar en el mar Caribe. Su cuenca delimita una de las regiones más fértiles de Centroamérica, y gran parte de la zona baja está destinada al cultivo de palma africana para la producción de un aceite vegetal. Foto archivo El Faro.

Tegucigalpa, HONDURAS. El presidente y otro dirigente del Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA), noreste de Honduras, fueron asesinados a tiros la noche del martes, en la continuación de una cadena de más de 170 homicidios desde 2010 por disputas de tierra, denunció esa organización.

“José Angel Flores, de 35 años, y Dilmer Dionicio George, de 36, habían terminado una reunión adonde llegaron dos sicarios encapuchados a dispararles con armas de grueso calibre”, en la comunidad de La Confianza, departamento de Colón, 335 kilómetros al noreste de la capital, relató a la agencia AFP la portavoz del MUCA, Karla Zelaya.

Flores, presidente de la organización, que había asumido el cargo en enero del 2015, murió en el instante, y George fue trasladado al hospital de Tocoa, donde falleció minutos después.

Zelaya explicó que, a pesar de que los sicarios se cubrían con pasamontañas, “fueron identificados por testigos que tienen vínculos con los terratenientes” del Valle del Aguán.

Más de 150 campesinos y 20 empleados de los terratenientes han muerto en esa zona de Honduras desde 2010.

El conflicto empezó en diciembre de 2009,  cuando más de 5,000 campesinos ocuparon por la fuerza unas 11,000 hectáreas de fincas cultivadas de palma africana.

Los campesinos alegaron que esa tierras les pertenecían al serles donadas en la década de los ochenta por el gobierno como cooperativistas beneficiarios de la reforma agraria, pero una nueva ley que entró en vigencia en 1991 permitió a unos pocos directivos vender las propiedades a los terratenientes.

Luego de la toma de las tierras, los latifundistas contrataron guardias de seguridad que, apoyados por el Ejército y la Policía Nacional, entraron a defender las propiedades, iniciándose la cadena de muertes en enero del 2010, todas en la impunidad.

© Agence France-Presse

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s