Técnica para controlar la eyaculación precoz

foto de articulo

Foto: Internet

La técnica del “start-stop” fue ideada por el urólogo norteamericano James Semans en 1956 para tratar la eyaculación precoz

Por Marianne Leyton Lemp

La eyaculación precoz es la más frecuente de las dificultades sexuales masculinas y aunque todos los hombres experimentan episodios ocasionales de eyaculación precoz, es importante atender esta situación si notas que repetidamente no logras durar el tiempo suficiente como para que tu pareja pueda alcanzar su propio orgasmo o para que experimente satisfacción durante el sexo.

¿Qué es la técnica start-stop para controlar la eyaculación?

La técnica del “start-stop” (comenzar-parar) fue ideada por el urólogo norteamericano James Semans en 1956 para tratar la eyaculación precoz.

Se basa en enseñar al hombre a volverse consciente de las sensaciones previas al orgasmo.

La razón de esto es que sólo es posible tener control voluntario sobre la eyaculación antes de que llegues al “punto de no retorno”, es decir, antes del momento en que la eyaculación es inevitable. A partir de allí – cuando el proceso de eyaculación se desencadena – ésta pasa a estar bajo el control de mecanismos autónomos de tu cuerpo que no dependen de tu voluntad.

Aunque tu situación actual no sea problemática, siempre es valioso tener la capacidad para controlar tu eyaculación a voluntad. De esta manera podrás disfrutar de encuentros sexuales más prolongados con tu pareja, para mayor satisfacción de ambos.

Practica a diario esta técnica junto con los ejercicios Kegel que te ayudarán a fortalecer los músculos pélvicos que controlan la eyaculación. La mayoría de los hombres aprende a controlar su eyaculación. Sin embargo, si piensas que no estás progresando, consulta a tu médico, ya que en ocasiones será necesario además el tratamiento médico y la terapia sexual/psicológica.

Cómo realizar la técnica start-stop paso a paso

1. Busca un lugar tranquilo donde no seas interrumpido.

Tiéndete sobre la cama o colócate en una posición cómoda, desde la que puedas sentir al máximo las sensaciones de excitación sexual en tu cuerpo.

2. Comienza a masturbarte con las manos mediante movimientos hacia arriba y abajo. Si necesitaras usar fantasías o imágenes para excitarte hazlo. Una vez excitado, deja de lado las fantasías e imágenes y concéntrate únicamente en tus sensaciones corporales.

3. Si notas que te distraes durante el ejercicio, vuelve tu atención hacia lo que estás haciendo y lo que está sintiendo tu cuerpo. Esta es la clave del ejercicio, mantenerte enfocado en tus sensaciones, y no en la idea de querer durar más o de tener que controlar la eyaculación.

4. Continúa masturbándote con las manos y presta especial atención a tus sensaciones corporales. Cuando sientas que la eyaculación esté a punto de ocurrir, detén completamente los movimientos.

5. Darte cuenta de las sensaciones previas a la eyaculación y al orgasmo hará que sea más fácil detenerte a tiempo. Las principales sensaciones son: respiración más fuerte y profunda, aceleración de los latidos del corazón y sensación de cosquilleo en tu zona genital.

6. Cuando te hayas detenido, deja transcurrir un tiempo hasta que la excitación disminuya y la urgencia por eyacular haya desaparecido. Inspira y espira profunda y serenamente tomando contacto con tu cuerpo.

7. Comienza nuevamente la masturbación y continúa así hasta que te des cuenta que la eyaculación esté por venir. Detente. Inspira y espira con tranquilidad.

8. Mientras te encuentres aprendiendo la técnica realiza esta secuencia unas tres 3 veces: a) masturbarte, b) enfocarte en tus sensaciones, c) detener la masturbación cuando sientas que la eyaculación está a punto de ocurrir, d) inspirar y espirar hasta que la urgencia por eyacular haya desaparecido.

9. Durante la última secuencia no interrumpas la estimulación ni la excitación, y eyacula naturalmente.

10. Cuando hayas dominado un poco más el ejercicio prueba a realizar la secuencia 5 veces y sólo eyacula cuando llegues al sexto intento.

Consejos para recordar al realizar esta técnica

• Si llegaras a eyacular en el alguno de los pasos iniciales del ejercicio, no te preocupes y vuelve a iniciar el ejercicio en otro momento, o al día siguiente.

•Mantén pensamientos positivos sobre tu capacidad para lograr el control sobre tu eyaculación, y deja que se vayan aquéllos que te llenen de desánimo o falta de confianza en el éxito.

•Al concentrarte sólo en tus sensaciones sexuales te desprendes más fácilmente de cualquier ansiedad sobre tu desempeño. Ello hará que sea más fácil lograr el control eyaculatorio.

•Como complemento de la técnica “start-stop” practica también a diario tus ejercicios Kegel. Así aprenderás a distinguir cuáles son los músculos que te ayudan a detener voluntariamente la eyaculación. Cuando estos músculos se fortalecen con ejercicios es aún más fácil usarlos para controlar la eyaculación. Por otro lado, tienen otro importante beneficio que es intensificar tus erecciones y orgasmos.

•Cuando sientas que tienes un mayor control sobre tu eyaculación puedes agregar el uso de lubricantes y, por último, practicar la técnica con tu pareja. Primero, deja que ella te estimule el pene. Cuando hayas dominado esta fase, procede a realizar la técnica durante el coito.

•A medida que practiques notarás señales de progreso. Aumentará el tiempo disponible para estimularte antes de detenerte para no eyacular. Por otro lado, disminuirá el tiempo que necesites para bajar los niveles de excitación, antes de volver a la estimulación.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s