Quién es Feierstein, el consejero que planificó la gira. El hombre detrás de Obama

22-03-2016
Página/12
El encargado de América latina en la Casa Blanca desplegó misiones en Honduras y Paraguay, donde hubo golpes, y en Bolivia, donde hubo intentos.
Los dos hechos ocurrieron al mismo tiempo: mientras aquí el embajador Noah Mamet informaba que el presidente Barack Obama demostrará su “respeto” por la conmemoración de los 40 años del golpe, en Washington el principal asesor de la Casa Blanca para América Latina dijo que el de Obama “es un viaje sobre el futuro, no un viaje sobre el pasado”.

La frase pertenece a Mark Feierstein, director del sector Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional. “Hemisferio occidental” debe traducirse como América latina. La denominación no es solo geográfica: viene de la Guerra Fría y se mantiene en pie porque uno de los objetivos geopolíticos de la Casa Blanca es frenar el avance chino en la región. El Consejo de Seguridad Nacional es el órgano de asesoramiento y coordinación que asiste directamente al presidente. A menudo esa proximidad con el Salón Oval y la chance de coordinar información y tareas con la Agencia Central de Inteligencia y el Departamento de Defensa (el Pentágono) tornan al CSN más importante que el Departamento de Estado.

Según consigna La Nación de ayer, el viernes Feierstein reunió a periodistas argentinos en su oficina y dejó estas dos definiciones:

“El presidente (Obama) ha dicho a menudo que no quiere ser cautivo del pasado. No tiene miedo a confrontar el pasado y reconocer lo que puede o no puede haber ocurrido. Pero, como señaló en otros contextos, muchas de las cosas que la gente debate en este hemisferio o en otras partes son en torno a eventos que ocurrieron antes de que él naciera. Y lo importante para subrayar es que es una oportunidad para revivir la relación, no solo entre los dos gobiernos sino entre los dos pueblos.”

“Estamos muy entusiasmados. (la Argentina) es un país con el que deberíamos ser capaces de trabajar juntos, y es francamente una pena que por 12 años no hayamos tenido esa oportunidad. Deseamos revivir la relación y salir de este viaje con toda una serie de áreas en las que vamos a cooperar. Creo que verán que esta visita no es importante en sí misma: lo que sigue es aún más importante.”

¿Quién es Feierstein, el funcionario que lleva menos de un año en el cargo y reemplazó a Roberto Zuñiga, nada menos que el negociador de la normalización entre los Estados Unidos y Cuba?

Según Mark Weisbrot, codirector del Centro para Investigación Política y Económica de Washington, Feierstein participa en operaciones contra gobiernos progresistas desde que los Estados Unidos apoyaron a los contras, las fuerzas de combate contra los sandinistas con financiamiento estadounidense.

En Bolivia Feierstein, entonces vicepresidente de la consultora Greenberg Quinlan Rosner, fue director de campaña del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, el ultraconservador que gobernó entre 1993 y 1997 y entre 2002 y 2003, cuando renunció en medio de una crisis terminal y antes provocó 64 muertos por la represión a protestas en reclamo de gas para los habitantes de El Alto.

Funcionario de Bill Clinton en la OEA, con Obama ocupó la subdirección de la sección latinoamericana en la Usaid, la poderosa Agencia para el Desarrollo Internacional. El gobierno de Evo Morales llegó a expulsar a la delegación de la Usaid en Bolivia por denuncias de intromisión y operaciones encubiertas.

El semanario The Nation informó que la agencia amplió sus equipos en Paraguay cuando triunfó el obispo izquierdista Fernando Lugo, que en 2012 fue derrocado por un golpe parlamentario express.

Antes Feierstein había sido director de proyecto para Nicaragua en el instituto National Endowment for Democracy.

Ya en su cargo de asesor de Obama para la región Feierstein demostró ser un entusiasta de las perspectivas colombianas. Página/12 publicó ayer que el viernes, en su rueda de prensa, el embajador Mamet puso a Colombia como un ejemplo de éxito en la lucha antidrogas.

En una conversación mantenida en febrero último con el diario El Tiempo y recogida por la agencia Nodal, el consejero de Obama dijo que su país apoyaría al gobierno de Juan Manuel Santos para “enfrentar retos como la desmovilización y reintegración de las FARC, expandir las presencias del Estado a zonas donde no existe y proveer ayuda en salud, educación, justicia a las víctimas del conflicto”, incluso mediante la restitución de tierras a los desplazados. Para Feierstein, Colombia no es “solo un socio bilateral sino un socio regional y mundial”. La misma definición que Mamet transmitió sobre el futuro que Washington le ve a la Argentina presidida por Mauricio Macri. Más sobre Colombia: “Es un país modelo, y la sociedad con nosotros es económica, en seguridad, en política, en foros multilaterales, y eso es algo reconocido en el espectro político de los Estados Unidos”. Un dato curioso para los últimos 30 años en los que la Casa Blanca solamente encaró la lucha antidrogas como una guerra que se libra fuera de su territorio es que Feierstein asumió que “somos corresponsables y hay que atacar la demanda”. No lo dijo pero no hay mayor demanda de drogas duras que el mercado norteamericano.

En la Usaid Feierstein condujo programas de suministro de alimentos para Haití, una misión similar a la que cumplió en Africa la actual canciller Susana Malcorra antes de ser jefa de Gabinete del secretario general de la ONU. También trabajó en Honduras para consolidar el gobierno de Porfirio Lobo luego del golpe contra Manuel Zelaya en 2009. “Queremos entender un poco más Honduras para mejorar la seguridad”, dijo en 2014 en visita a Tegucigalpa, capital de un Estado que actúa como portaaviones estadounidense desde hace por lo menos 40 años.

Está claro que para Feierstein el futuro no son Ecuador, Nicaragua, Venezuela y Bolivia. De intentar la humillación definitiva de Lula en Brasil se están encargando O Globo, un grupo articulado de jueces y fiscales, cientos de legisladores, los bancos y el empresariado paulista. Macri ya gobierna en la Argentina. Es un proceso político flamante que entusiasma a los Estados Unidos igual que Colombia. Washington parece estar buscando unir las dos puntas de Sudamérica mientras se decanta el futuro brasileño, la verdadera gran clave de la economía y la política para la región en medio de un mundo carcomido por la austeridad y de una América Latina estancada y sin miras de reindustrialización.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-295009-2016-03-20.html

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s